Cuenta la historia que ...

 

Rosario Navarro (R) y José Ignacio Oñate (JiO)

se conocieron en un programa de crecimiento personal, el cual duró 5 días, ya pesar de la duración de éste, a ninguno de los dos les llamó la atención el otro. Sin duda, no era el momento, la vida tenía, primero, otros planes. Es así como cada uno prosiguió su camino, como si aquel encuentro se hubiera tratado de una simple coicidencia, sin vislumbrar en absoluto, lo que la vida les deparaba.
Un par de años depués, R decide postularse para trabajar en la empresa de entrenamientos transformacionales donde vió por primera vez a JiO. Curiosamente JiO, con su propia empresa, ya tenía una alianza con esta empresa. Es así como fue que JiO y R se encontraron nuevamente, trabajando juntos, y cada uno teniendo una relación de pareja. La vida nuevamente los juntaba, y nuevamente, ninguno tenía mayor interés por el otro. Al cabo de dos años, JiO decide salir de la alianza comercial, y decide proseguri su camino hacia el mundo de los entrenamientos transformacionales, pero para empresas. Para ello ya había creado la marca ProSpirit y había diseñado el primer curso de empoderamiento, pero para el mundo laboral. JiO invita a R a participar de este nuevo emprendimiento, sumándose a la empresa de JiO.
Al tiempo de estar trabajando juntos en esta nueva aventura, tanto R como JiO terminaron sus relaciones, lo cual les permitió enfocarse en el emprendimiento y sacarlo adelante. Fue como así ProSpirit se fue perfilando hacia las organizaciones que querían empoderar a sus equipos de trabajo, desde la experiencia de la aventura y no desde la lucha o sobreviviencia. Organizaciones que estaban comprometidas con crear una cultura de intraemprendedores, soberanos de sus vidas, y no lo que comunemente vemos, las culturas paternalistas donde esixtse un “Patrón” y lo que horriblemente, algunas empresas llaman, “empleados”.
Amedida que avanzaban, comenzó a rezonar entre ellos una energía más alla de la amistad, ya siendo grandes amigos, complices en absoluto, algo surgía que los llevaba más alla de esto. Fue así como en el año 2014 se miraron a loa ojos, de una nueva manera. R estando en la playa, en la casa de veraneos de su familia, invitó a JiO a descansar, ya que estaban muy estresado. Ese fin de semana todo surgío, esa mirada diferente abrió el espacio, para que se vieran como pareja.
A partir de este proceso, de amistad a pareja, se disparó la expanción de ProSpirit.
Ambos se transformaon en exploradores de todo aquello que pudiera activar el potencial de los seres humanos, en sus distintos ámbitos. Comenzaron a investigar ámbitos como las neurociencias, concimientos de civilizaciones ancestrales, liderazgo consciente, las lineas futuras para una nueva civilización, entre otros temas. Todo acorde con la posibilidad de incitar una re evolución consciente hacia la creación de una nueva humanidad.
ProSpirit comenzó a expandir sus conocimientos en lo que llamamos la Red, realizando conferencias, programas de entrenamiento para organizaciones para la activación del portencial humano, workshops, coaching y medios.
ProSpirit actualmente ha realizado conferencias y programas en Chile y Latinoamérica. Tras 15 años de trabajo arduo, hoy son más de 35.000 personas, empresas y emprendedores, alrededor de Latinoamérica quienes han asistido a alguno de sus programas.